Ande yo caliente… que diría Ruiz Gallardón

Cuando hace unos días compareció el hoy ex ministro Ruiz Gallardón, para anunciar su dimisión, además de su ‘retirada de la política’, tal vez me lo pareció a mí, pero creí verle esbozar una medio sonrisilla socarrona que me hizo soltar aquello de: ¡Uyyuyuyui! ¡Este se va contento! Algo huele a chamusquina. Pues mira, no iba yo descaminada.

Mientras la gente salía ala calle a celebrar su retirada del Ministerio de Justicia, habiendo retirado previamente la polémica ley contra el aborto, su flamante Señoría celebraba así mismo su nuevo y bien retribuido empleo como consejero permanente en el Consejo Consultivo de la Comunidad de Madrid. 8500 euritos del ala cada mes, más los 58000€ anuales que cobrará durante los próximos dos años por cesar como ministro, eso, sin contar lo que le lloverá de forma vitalicia como ex senador y ex diputado…  seguro que me dejo algo en el tintero, porque ya sabemos que no existe incompatibilidad de sueldos y pensiones para nuestros bien avenidos políticos, sobre todo los de alto copete, que no pasa lo mismo cuando hablamos de pensiones miserables como las de los simples mortales, que como ronden los ochocientos euros sumando todas ellas, ya puedes ir renunciando a alguna para que no te acusen de fraude al Estado.

Nos están machacando a recortes (siempre por nuestro bien) mientras se permiten repartirse miles de millones de euros cada año entre sueldos, gastos, pensiones vitalicias millonarias, dietas vergonzosamente abusivas e injustificadas… Sí, ya sé que el legal, pero no es Moral. Que algunos siguen pensando que lo ‘moral’ se reduce a la entrepierna del personal, sobre todo, si ese personal es femenino, ¡faltaría más!. Claro, que si la legalidad la aprueban los mismos que deciden que su trabajo vale miles de veces más que el mío o el de usted que me está leyendo, o el de aquel y el de aquella, lo tenemos crudo. Eso si tienes trabajo, si formas parte del ejército de parados sin futuro ni esperanza de este país, ya ni hablamos.

¿De verdad creen que valen lo que cobran? ¿Cómo hacemos una valoración adecuada de la rentabilidad de estos señores y señoras? Porque la labor de cualquier trabajador o trabajadora, se cuantifica de formas variadas, teniendo en cuenta los factores que jueguen en la actividad de cada empresa y no pierdo de vista que el trabajo público, aunque no genere un producto comercial especulativo, genera un servicio que también tiene un valor cuantificable. Pero teniendo en cuenta que la gestión que estos señores han desarrollado contra (sí, digo ‘contra’) los ciudadanos y ciudadanas y a favor de ellos mismos y de los grandes poderes económicos, ha sido nefasta para la población, me pregunto por qué no forman parte de la cola del paro, es más, si trabajan para la ciudadanía y está más que demostrado que son unos incompetentes integrales, la palabra más directa sería ¡¡DESPEDIDOS!!

Y no hablo por hablar. Los número son públicos, al menos los que se conocen, porque, desgraciadamente,. todavía hay mucho oscurantismo en determinadas partidas de la contabilidad de ayuntamientos y partidos.

Un español tiene una pensión máxima de 32.000 euros anuales, pero los políticos tienen derecho a pensiones vitalicias muy superiores unos 74.000 euros en el caso de los pesos pesados del gobierno. Además estas pensiones no son incompatibles con otros sueldos de la Administración o con otras actividades económicas. Un diputado o senador tiene que estar sólo siete años en el cargo para optar a la pensión máxima (32.000 euros), mientras que un trabajador autónomo o por cuenta ajena necesita 35 años cotizados. La retención de las nóminas de diputados y senadores es sólo del 4,5%.

Los diputados pueden utilizar a su antojo con cargo a las arcas del Estado, aviones, trenes o barcos. disponen de 5000000 de euros al año para viajes.

Solo el Consejo Consultivo de la Comunidad de Madrid, dispone de 4300000€ al año para los sueldos de sus consejeros de forma vitalicia.

El Congreso gasta cada año 160000 euros en regalos navideños, 11000 cargos públicos reciben obsequios por esas fechas, un gasto que suma al año 2200000 de euros.

Los parlamentarios que no viven en Madrid, reciben además del sueldo, otros 1823 euros al mes por supuestos gastos de manutención y alojamiento, aunque sean propietarios o dispongan de pisos o chalets en esa ciudad.

Los miembros de los dos grandes partidos, invirtieron 66,6 millones de euros en la celebración de las elecciones generales de 2008. de ese dinero, 44 millones fueron prestados por bancos españoles para financiar campañas publicitarias megalómanas. Las mismas entidades que ese año embargó las casas a 60000 familias por falta de liquidez. 018000 personas quedaron sin techo. in embargo, esos dos partidos deben a los bancos 144,8 millones de euros.

Solo el 33% de los diputados del Congreso se dedica en exclusiva a su labor política. El resto engorda sus cuentas corrientes con la participación en empresas privadas. Los sueldos de los políticos electos cuestan a los ciudadanos unos 720 millones de euros al año, más que el presupuesto anual de toda la red ferroviaria, tres veces superior al dinero dedicado a cuidar el patrimonio nacional y 60 veces más de lo que gasta el país en salud bucodental para jóvenes.

Cada parlamento autonómico, diputación o ayuntamiento fija el sueldo de sus cargos electos sin límite alguno, en cambio, cada español debe a los bancos 566 euros por la deuda de los ayuntamientos.

Todo esto es un botón de muestra y en algún momento habrá que poner límites

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: