El cementerio de los elefantes

Mientras las cifras del  paro no acaba de bajar sumiendo en la incertidumbre y la pobreza a millones de familias españolas;  mientras miles de pequeñas empresas han tenido que cerrar sus puertas endeudadas y sin que los créditos fluyan para que la economía resurja (no la de los bancos, que ya sabemos que están sanísimos, sino la de la gente de a pie, que subsiste bajo mínimos), varios miles de ungidos por los dioses, son colocados, sin problemas de espacio, en todo tipo de organismos públicos, estatales, autonómicos o locales.

El gran invento de los Consejos Consultivos de las Comunidades Autonómas que, con la honrosa excepción de Cantabria, acogen a todos los elefantes venidos a menos de los dos grandes partidos –PP – PSOE- mayormente, le supone a las arcas públicas la friolera de 27 millones de euros al año. Alguna finalidad tendrán sus señorías en el ejercicio de sus funciones dentro de estos Órganos inventados, por qué no decirlo,  para “recolocar” ex ministros, ex presidentes y otros “ex” sobrantes en las distintas cámaras, pero eso sí, muy fieles al gobernante de turno. En concreto, Esperanza Aguirre se inventó estos puestecillos un buen día de 2008 en el que se encontraba de buen humor, cargando sobre las espaldas de los madrileños más de 4 millones de euros. Actualmente, el “ex” Gallardón, se beneficia de semejante ocurrencia de la lideresa más pintoresca que se sufrió en la historia.

Pues sí, resulta que tan bien pagados servicios del pasado, se concretan en acudir una tarde a la semana a debatir interpretaciones de leyes y normativas que luego,  no resultan vinculantes, pero eso sí, los debates deben ser interesantísimos y lo a gusto que se van a casa después de esos encuentros semanales, antes de que  el funcionario apague la luz…

Pero la cosa no queda ahí. Cada Diputación y cada Ayuntamiento, mantiene también a sus elefantitos en forma de “consejeros” de los que nadie conoce su función, excepto la pura y dura de ocupar un puesto retribuido con cargo a la ciudadanía y por cuenta de su amiguete del alma o del cuñado correspondiente. Solo el Ayuntamiento de Madrid, presupuesta y  gasta anualmente 12 milllones de euros en 254 asesores de estas características. Es más. Aparece en prensa hace aproximadamente un año, la noticia de que, el alcalde del Ayuntamiento de Mérida, del PP, por supuesto, se vio obligado a cesar a dos de sus asesores u hombres de confianza, pero no se marcharon, NO, continuaron cobrando dos mil euros cada uno al mes modificando la definición de su actividad, no se lo pierdan: uno fue nombrado “asesor de alcaldía” y el otro “coordinador general de Relaciones Institucionales. ¿Qué qué significa eso?, pues no lo sé, ni yo ni nadie, pero ahí están.

Pero vamos a seguir con esta lucha espectacular contra el paro. Algunos siguen diciendo aquello de que “el albañil en paro que hace una chapucilla por cien euros para llegar a final de mes, es un defraudador”, ¡Joer! Claro, es que no tiene la inventiva necesaria, si se hubiera acercado a un buen árbol, podría ser asesor o consejero consultivo, que esos chupan legalmente.

Les voy a dar una idea muchíiisimo mejor: se pueden presentar a senadores. Si, si, a Senadores. A ver, 52 millones de euros anuales para mantener un Senado que sirve lo mismo que los Consejos Consultivos, es decir: “pa ná”. Ninguna de sus decisiones son vinculantes y todas han de ser aprobadas o rechazadas por el Congreso de Diputados. Y volvemos de nuevo al mismo sitio. El Senado es otro cementerio de elefantes, donde se manda lo que sobra de las listas de los partidos que no se han colocado en el Congreso.

Pero claro, a ninguno de los partidos que hasta la fecha se han ido repartiendo el pastel, les ha interesado eliminar todos esos gastos superfluos que emanan de los bolsillos ciudadanos y que suman muchos millones de euros anuales.  ¿Dónde van a colocar a sus elefantes? Los “bienpagaos” que diría la canción. ¿Y qué van a hacer con ellos? Pues la respuesta la tengo, es muy simple: lo que haríamos cualquiera de nosotros si acabáramos una legislatura como concejales o como cualquier otro puesto público y hubiéramos interrumpido nuestra actividad laboral normal: volver a nuestro trabajo anterior. Me van a decir que, después de probar las mieles del chollo, volver al curro es muy duro. A eso me dan ganas de responderles  lo que la Sra. Diputada del PP, Andrea Fabra e hija de otro corrupto, dijo en el Congreso cuando se aprobaron los recortes a los parados, pero me lo impide mi sentido de la ética.

Lo que está claro, es que hay que darle un vuelco completo a este sistema, estudiado para favorecer siempre a los esbirros del poder en detrimento y a expensas de la ciudadanía. En fin, que si a algunas voces de tertulianos en las cadenas de televisión, e incluso comentaristas en los periódicos, les preocupa  la propuesta de Podemos de garantizar una renta básica para todos porque dice “que no les salen las cuentas”, debe ser por falta de ganas de comprobarlo, porque a algunos de nosotros si nos salen, entre los millones resultantes de una reforma fiscal seria, los Consejos Consultivos, la exclusión del Senado, los miles de consejeros cobrando por aguantar el palio de sus amos, etc. ¡Jo! Que hasta me sobra dinero.

Vayan sumando, vayan sumando.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: