El borracho

Un borracho daba vueltas una noche alrededor de una farola. Miraba al suelo muy preocupado observando tambaleante cada centímetro de la acera, y seguía mirando y girando a la luz del poste eléctrico.

Pasó por allí un conocido de aquel hombre y al verle en ese estado y buscando con tanto ahínco, decidió ayudarle y se puso a dar vueltas alrededor de la farola mientras buscaba algo que le llamara la atención sin saber en concreto que es lo que buscaba.

Aburrido de no encontrar nada, al cabo de diez minutos decidió preguntarle a su amigo el borracho cual era el objeto de su obcecada búsqueda, a lo que el beodo individuo le contestó que buscaba las llaves de su casa.

¿Estás seguro de que las has perdido aquí?– le preguntó.

No– respondió el borracho- Las perdí dos calles más arriba.

Entonces ¿Por qué buscas aquí y no dos calles más arriba?– insistió el amigo perplejo.

Y el borracho contestó:

Porque aquí hay más luz.

Moraleja:

¿Cuántas veces nos hemos quejado de que no encontramos aquello que nos gustaría hallar? ¿Cuántas veces insistimos en buscar y buscar en el lugar menos indicado solo porque nos resulta más cómodo? Lo que buscamos, sea lo que sea, está siempre donde debe estar, no dónde a nosotros nos viene mejor.

(Autor desconocido)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: