Todo por la (Pasta) Patria

Me va y me viene a mí esa cosa de la Patria y el patriotismo porque, en estas tierras, no tenemos costumbre, como el pueblo norteamericano, de ponernos de pié con la mano en el pecho, mientras escuchamos las notas del himno nacional, por tanto, debe ser que los términos “Patria” y “patriotismo” los entendemos de manera diferente y es que, debe haber múltiples formas de sentir y entender cómo es eso de ser patriota.

He buscado en el diccionario y dice así: “Patria, suele designar la tierra natal o adoptiva a la que un individuo se siente ligado por vínculos de diversa índole, como afectivos, culturales o históricos o lugar donde se nace. Se denomina patriotismo, al pensamiento o sentimiento que vincula a un individuo con su patria”.

O sea, que es como yo pensaba.  Se es patriota por vínculos diversos, aunque lo asociamos más al amor en general por las demarcaciones territoriales, deberían incluir también el contenido de esas demarcaciones, como la gente, por ejemplo, pero no. Generalmente, se es patriota  por pura identificación con la línea territorial de dominación política en cada momento, la gente que la habita suele tener poco que ver en ese concepto de “amor patrio” de quienes se sienten muy, pero que muy patriotas. Es una cuestión de conceptos, como todo.

Cuando pensamos en el término Patria”, lo identificamos automáticamente con uniformes militares ¿a que sí? Pues bien, hace poco más de un mes, escribí en estas mismas páginas (véase “Fondos Públicos o el Moño de la Bernarda” 15-10-2014) sobre el caso del Teniente Luis Gonzalo Segura, que, después de intentar por todos los medios, denunciar durante años las irregularidades dentro del ejército, incluidas, sobre todo,  las de malversación de fondos públicos, acabó escribiendo un libro sobre todo ello, lo que le valió diversas sanciones y en estos momentos, encarcelamiento sin juicio ni razones mínimamente racionales, pero ordenados por el alto mando militar sin que el Ministerio de Defensa haya movido un dedo en investigar todo lo que está pasando tras los muros de los cuarteles.

Yo quiero saber qué es ser patriota, porque, mientras los que denuncian el saqueo, que se practica también desde las instituciones militares, son reprimidos, encarcelados y humillados, los que llevan años actuando impunemente y haciendo de sus demarcaciones de poder, el cortijo particular de cada grupo de oficiales, siguen viviendo del pueblo a todo tren sin que el Gobierno intervenga ni se investiguen las irregularidades denunciadas.

Ser patriota no es lucrarse con el sudor y el sacrificio de tu pueblo, haciendo acopio de beneficios y privilegios, a eso se le llama traición. Y también lo define el diccionario: “traidor, persona que falta a la lealtad o a la fidelidad debida”. ¿Y a quién se debe lealtad desde las instituciones militares? Se lo respondo: a su patria, con todo lo que conlleva, es decir: a su pueblo, a su gente, a los ciudadanos y ciudadanas que componemos España.

Llevamos meses hartos de ver cómo, cada día, asoman a la palestra más y más casos de corrupción de saqueo de las arcas públicas, de los bolsillos de todas y cada una de las personas que trabajamos y vivimos en este país; estamos hasta el pirri de que nos pida perdón el antiguo rey, los miembros del gobierno, la iglesia… aún falta que nos pidan perdón los militares, seguro que pronto lo harán, porque aquí se pide perdón cuando te han pillado con las manos en la masa y se acaban los argumentos para escaparse por la tangente. Pero es que no queremos que nos pidan perdón, queremos que dejen de robarnos y de reírse de nosotros. Somos un pueblo ultrajado.

Me asombra que desde las páginas de este periódico, no se haya hecho mención ni una sola vez a la noticia que conoce ya hasta el gato.  A raíz de la denuncia del Teniente Segura, más y más casos de militares víctimas o testigos de la ignominia que se vive en los cuarteles, han ido saliendo a la luz pública. Aun así, el Ministro de Defensa, Sr. Morenés y el propio Presidente del Gobierno, siguen ocupados en otros asuntos sin ordenar la investigación urgente a la que deberían proceder si tuvieran un atisbo de vergüenza, porque todo esto, es de vergüenza.

Los datos oficiales cantan que los recortes en Educación para pagar la deuda y rescatar bancos,  han sido del 24%; los recortes en Sanidad, ascienden al 16% y los gastos en Defensa al 9%. Pero ni siquiera ese recorte es real, porque las partidas presupuestarias para Defensa, se recargan al final del ejercicio si consideran que las necesidades han sido superiores a las presupuestadas, pero, veamos: el Ministerio de Defensa, costea los alquileres de apartamentos para las vacaciones de verano de determinados oficiales de la Armada y del Ejército de Tierra, por un importe en 2014 que alcanza los 435.000€; 350.000€ para cortar el césped de dos campos de golf de disfrute exclusivo también para oficiales; 110.000 para el cuidado de piscinas para el mismo uso y disfrute… pero eso es solo un botón de muestra de las cargas que se anotan en las partidas presupuestarias, puesto que los denunciantes ponen de manifiesto que las “sisas” continuadas en compras de material que no se llega a realizar o de servicios que tampoco se practican, o el falseamiento de facturas, son algo “normal” en la práctica diaria, así como el gasto escandaloso en fiestas de oficiales de alto rango cargados al presupuesto de Defensa.

¿Patriotas? El ministro Morenés tiene reconocidos intereses económicos con determinadas empresas armamentísticas de las que se dota el Ejército, al haber sido consejero de algunas de ellas, como Instalaza, S.A., fabricante de bombas de racimo o MBDA, fabricante de misiles, todo ello hasta hace pocas fechas por la vía de la llamada “Puerta Giratoria”.

Ni se investigan las irregularidades que ya huelen demasiado, ni existe interés alguno por parte del Gobierno en poner fin a toda la corrupción a la que estamos sometidos la ciudadanía española. Por supuesto aquí no dimite nadie, pero quienes sostienen que no hay nada que cambiar en este país, sufren de una miopía preocupante.

La única Patria que defiende este gobierno y todos sus mantenedores, es la que concierne a su cuenta corriente, por mucha banderita que luzcan en sus pulseras o en sus medallas. La mejor muestra de patriotismo que podían dar, es dimitir de esos cargos públicos que no merecen.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: