El año de la larga espera

Que largo se nos va a hacer 2015. Parece que la derechona quiere acelerar leyes que provoquen el descarrilamiento de todos los servicios públicos para engordar los privados antes de marcharse definitivamente del poder… o no. Porque las encuestas del CIS todavía les da el máximo de votos. Claro que las encuestas no siempre muestran la realidad futura en sus predicciones, más bien, condicionan la decisión final de los indecisos, que son bastantes y determinantes en número, convenciendo de que lo mejor es situarse junto al caballo ganador previamente establecido y haciendo realidad, de nuevo, el teorema de Thomas: “Si los individuos definen las situaciones como reales, son reales en sus consecuencias”. O como lo definía Robert K. Merton más tarde: “La profecía que se cumple a sí misma”. Cuestiones que  la práctica del marketing moderno, actualiza y perfecciona con habilidad.

Pero ¿a qué venía todo esto? ¡Ah, sí! Lo decía a colación de la última idea perversa del Ministro de Educación, José Ignacio Wert.

Debo parecer una conspiranoica del copón, pero es que me provocan. ¿Cómo es posible que se actúe con tanto descaro y sin el menor atisbo de vergüenza? No han tenido bastante con recortar los recursos en educación, tenían que continuar dificultando el acceso a la enseñanza superior a los estudiantes más humildes. Claro, que este es el mismo señor que afirmó aquello de que: “hay familias que no tienen para comer y en cambio tienen a sus hijos estudiando”. ¡Diga que sí, señor Wert! Que la gente pobre tiene mucho morro, pretende que sus vástagos estudien y todo y son capaces hasta de no comer para lograrlo. ¡Valiente osadía! ¡Y hasta querrán sentarse en las mismas aulas que los ricos! ¡No sé hasta dónde vamos a llegar! Pues nada, que se jodan. A ver si tienen huevos para pagarse un par de másteres de esos de ocho mil euros cada uno ¿A que no? Pues eso, a currar por quinientos euros al mes, diez horas diarias, que es lo suyo. Esa gente o come o estudia, pero las dos cosas a la vez, ni soñarlo.

No lo puedo evitar, me llevan los demonios. Acortar un año las licenciaturas significa acortar también la adquisición de mayores conocimientos y materias. Sustituir esos cursos por másteres que multiplican por dos el coste de las carreras, abocan al abandono a infinidad de chicos y chicas con mucho talento, pero con poco dinero, o a la asfixia de las familias que se empeñen en apoyar los estudios de sus hijos.

Esa es la estrategia para continuar perpetuando en los puestos clave de las empresas a su casta (porque así funcionan las castas) y empujando a los hijos de la clase obrera a empleos y puestos menos cualificados y por ende, peor pagados. Todo forma parte del mismo plan, maquiavélico, se podría decir. Separar y marcar claramente unas clases sociales de otras, en vez de unificar a los individuos a través de la igualdad de oportunidades.

Igualdad, que palabra. Dirán algunos que es utópica. Viva la utopía, decimos otros, los que siempre hemos caminado en su búsqueda para implantarla como bandera.

2015 acabará y ojalá que 2016 nos traiga como primer trabajo revocar leyes como ésta, volver a retomar el camino hacia esa utopía, ese sueño en el que todos y todas seremos de verdad iguales.

Anuncios

2 comentarios

  1. Maruja, malos tiempos para la lírica, y para la razón. Sí, maquiavélico. Y que tengan los huevos u ovarios de decir que arriba llegan los mejores… Luego hablan de los talibanes.

    Me gusta

    1. Para la razón siempre fueron malos tiempos, amigo mío, la historia de la humanidad está plagada de dominaciones y rebeliones, de actos de crueldad, de codicia, de traiciones… pero también de actos de generosidad, de solidaridad y de sacrificio. Es nuestra condición humana la que hace que nos hundamos o que nos alcemos, que nos dañemos o que nos defendamos. Creo que siempre será así por aquello del equilibrio universal. La cuestión es, en qué lado de la cuerda nos ponemos, esa es la decisión que cada individuo debe tomar para vivir su vida de una forma o de otra.
      Gracias por estar ahí y hablar conmigo.

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: