Plumas

Dos mujeres murmuraban sobre una tercera dejándola muy mal parada. Esa noche, una de ellas soñó que una mano gigantesca emergía del cielo y con su dedo índice la señalaba. Se despertó inquieta y temerosa y la imagen del sueño no dejó de perseguirla durante toda la mañana, así que decidió visitar al cura de su parroquia y pedirle consejo.

Una vez que el párroco escuchó a la mujer le dijo: – Coge una almohada y un cuchillo y sube al tejado de tu casa, rompe la almohada con el cuchillo y ven a verme mañana.-

La mujer, perpleja por la extraña penitencia, se marchó a su casa e hizo lo que el párroco le había dicho. A la mañana siguiente volvió a ver a su confesor.

-¿Hiciste lo que te dije?- preguntó el párroco.

-Si..- Respondió la mujer

-¿Qué pasó?- insistió el cura

-Nada, sólo plumas- contestó ella.

-¡Plumas!- Repitió él. – Pues bien, ahora ve y recoge hasta la última pluma que se escapó-

La mujer muy sorprendida exclamó: – ¡Pero eso es imposible! ¡el viento arrastró las plumas por toda la ciudad! ¡No tengo ni idea de hasta dónde han podido volar! –

-¡Exacto! – dijo el párroco. -Eso es lo que ocurre cuando se difama a alguien-.

(Anónimo)

Anuncios

2 comentarios

  1. Muy bueno. Justo ahora estamos en plena temporada de plumas al viento.

    Le gusta a 1 persona

    1. Así es. Y cuanto más se acerquen las fechas de las elecciones, se incrementará, ya lo verás. Los lobos enseñarán mucho más los colmillos, se juegan un mercado del que viven y no quieren dejar de vivir: nosotros.

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: