El reto de la igualdad

Cuando se celebra el 22 de febrero, Día por la Igualdad Salarial de Hombres y Mujeres, aparecen  también los resultados del último estudio sobre “Jóvenes y Género”, elaborado por el Centro Reina Sofía sobre Adolescencia y Juventud.

De dicho estudio se extraen datos francamente preocupantes, como el hecho de que un 30% de los muchachos y un 11% de las chicas, justifican la violencia contra las mujeres; un 34% de ellos y un 28% de ellas, consideran a los hombres agresivos, mucho más atractivos y un 33% de chicos y el 9% de chicas, piensa que está bien que los hombres salgan con muchas mujeres, pero desaprueban que las mujeres tengan esa misma tendencia.

Observamos pues, que la mentalidad de nuestros abuelos en cuanto a los roles y prejuicios sexistas, no se diferencia mucho de la de nuestros hijos y ese, es un dato que no se queda solo a nivel de los comportamientos sexuales de los dos géneros, sino que se hace patente en todos los niveles del comportamiento social de la población.

Dicen los sociólogos, que la educación es fundamental para cambiar estas tendencias sociales, pero ¿de qué hablamos cuando nombramos la educación? La familia es el primer núcleo socializador de los hijos e hijas pero, además de ser también permeable al entorno social que le rodea, no es el exclusivo. También la escuela, los iguales y su carga de socialización familiar, la televisión, internet y todos los medios de comunicación y de acceso cultural que rodean a los menores.

Esa percepción del mundo y los estereotipos que marcan el continuo aprendizaje de los niños y adolescentes, se  elaboran, y acatan como “normales” porque eso es lo que viven mientras crecen. ¿Y qué es lo que ven cuando observan la sociedad en la que viven inmersos? Un mundo de oprimidos y opresores, donde son, por aplastante mayoría, los hombres los que controlan los centros de poder y las mujeres que acceden, siempre en menor medida a esos espacios, lo hacen asumiendo las normas visión y mandatos que esa mayoría masculina impone.

Por poner un ejemplo clarificador: La mujer ha constituido histórica y antropológicamente, una parte importante que sustenta el tejido social en todas las culturas, como productora y como reproductora y lo ha hecho aplicando sistemas de equidad para preservar la supervivencia de su comunidad.

Por otro lado, la señora Merkel o la Sra. Lagarde, directora del FMI, no figurarían entre los grandes de la Eurozona si no asumieran y aplicaran todo lo contrario de lo que harían si se movieran en un entorno donde, lo esencial, no fuera el poder, sino la supervivencia del grupo.

El resto de mujeres trabajadoras, obtienen diferencias salariales un 30% inferiores a sus compañeros varones. Puestos de menor cualificación y consecuentemente menor salario, y muy difícil acceso a puestos de relevancia, incluso con una preparación superior a sus compañeros.

Hacer que los muros de la desigualdad se derrumben, significa cuestionar todos esos constructos sociales preestablecidos. Imponer los instrumentos necesarios para cambiarlos o seguir permitiendo que las viejas normas, prejuicios y estereotipos sexistas se perpetúen generación tras generación, impidiendo el avance de la sociedad hacia la necesaria igualdad es algo que hay que plantearse muy en serio.

Como todo el mundo, me he planteado y cuestionado en muchas ocasiones, la necesidad o no, del debatido asunto de la cuota femenina obligatoria en las instituciones. He tenido dudas, como tanta gente sobre ese tema. Pero, permítanme, tras el análisis desarrollado en estas líneas, rememorar las medidas de acción positiva que el gobierno norteamericano determinó para normalizar la situación laboral de la comunidad negra norteamericana, subvencionando a las empresas que demostrasen un crecimiento de la proporción de personas de raza negra en sus plantillas de empleados. ¿Qué pasó? Pues que, a pesar de lo mucho que aún tiene que evolucionar en ese sentido la sociedad norteamericana, la medida favoreció la integración y la percepción de normalización interracial de la comunidad.

En realidad, las políticas empresariales y gubernamentales, al margen de quien las dirija, son las que en realidad nos importan, pero seamos sinceros, las cumbres políticas y económicas y sobre todo, los modelos económicos están dirigidos en su práctica totalidad por hombres y por los valores que atribuimos a lo masculino: agresividad, competitividad, fuerza, éxito social,  inhibición de los sentimientos… todo eso aplicado a la política y a la economía mundial es lo que perciben como ideal y como meta nuestros jóvenes.

El futuro no cambiará si permanecemos impasibles ante el panorama desalentador que destapan los estudios sociológicos. Conquistar la igualdad real entre hombres y mujeres, pasa por cambiar los modelos sociales. Estamos destinados a convivir unos y otras, codo con codo, juntos e iguales. Solo de esa manera podremos conseguir ese futuro ansiado.

Anuncios

2 comentarios

  1. Reto, es la palabra, y de los más difíciles, me temo, por las causas que expones. He impartido cursos de igualdad y decidí no impartirlos más porque lo que veía era inasumible y me parecía que no tenía arreglo. 5 o 10 horas de cada curso me parece una risa para cambiar mentalidades arcaicas que vuelven con una fuerza inexplicable. Otras compañeras me dijeron lo mismo, se han rendido. Por eso digo que es un reto de los buenos.

    Le gusta a 1 persona

    1. Cuando creemos haber avanzado en algo, nos encontramos conque casi no nos hemos movido del sitio. Es como tejer y destejer, pero pienso que siempre queda algo, un germen que, aunque lento, crece poco a poco. Tú, por ejemplo, no eres como la mayoría de hombres y como tú, hay muchos más. Eso no es por casualidad.

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: