El trasfondo de la presión a Grecia

Unos días de vacaciones y me doy cuenta de lo asquerosamente pegada al mundo que estoy. No he dejado ni un solo día de buscar donde engancharme  a internet para seguir el día a día de las negociaciones Alemania-Grecia y digo “Alemania” porque el resto de países no son más que una comparsa a las órdenes del mayor moroso mundial que ha existido: Alemania.

Una se pregunta qué es lo que se oculta tras la falta de memoria-vergüenza de Alemania. Cuál es ese monstruo tan grande y tan maléfico que tiene acojonados (valga la palabra) al resto de Europa y callado y expectante a EEUU y la gran superpotencia emergente que es China.

Desde el gran invento del euro no hemos parado de enredarnos en una vorágine de endeudamiento al tiempo que las políticas de austeridad se iban consolidando, lo cual, no tiene gran sentido y sin embargo ni la historia ni la evolución de la economía pueden negarlo y aquí plasmo los datos para comprobación del personal:

La deuda externa en España pasó del 58% del PIB en 2000, al 98% del PIB en el primer trimestre de 2015

En el mismo período, la deuda externa de Portugal pasó del 50,30% al 131,50%

En Francia, del 58,40% al 94%

En Italia, del 105,10% al 130,70%

En Grecia, del 103,4% al 174,10%

Y hasta la propia Alemania pasó del 58,70% al 74,70%

Lo que demuestra que las políticas de austeridad que imponen privatizaciones de los servicios públicos y recortes en las partidas de inversión social, no ha hecho sino aumentar la deuda, empobrecer a la población, sobre todo a los de ingresos más bajos y aumentar los ingresos de los más ricos, favoreciendo la desigualdad económica y precarizando la calidad de vida de los más débiles.

Los gobiernos piden dinero al Banco Mundial y eso, en sí mismo, no supone nada negativo, puesto que solo con los intereses que el Banco percibe, ya hace el negocio para el que está constituido.  El problema empieza a ser insostenible cuando la deuda supera la riqueza global que el país en cuestión genera (PIB) y hay que pagar un interés tan alto, que las cuantías que se pagan solo cubren los intereses y a veces ni eso.

Pero no soy la única que se pregunta por qué se aprieta el cuello de Grecia ahora, una vez que los anteriores gobiernos corruptos de ese país le habían sumido en un desastre económico sin precedentes y no solo no se le había puesto cortapisas por parte de la UE, sino que, todo lo contrario, se le seguía aportando dinero (más deudas). Está claro que el anterior gobierno se plegaba a las exigencias  austericidas de Alemania y poco importaba que el dinero inyectado a Grecia no fuera a parar a solucionar los crecientes problemas de la población, muy al contrario, la mitad del dinero se reinvertía en rescatar a los bancos alemanes y la otra mitad en seguir llenando los pesebres de quienes dirigían el cotarro en el país. Mientras tanto, se calcula que solo una décima parte del dinero aportado por la UE para los distintos rescates, previos al gobierno de Syriza, fueron destinados a prestar servicios a la ciudadanía griega.

Como podéis comprobar, nada distinto de la forma de proceder de nuestro gobierno pepero, con la diferencia de que no partíamos de un endeudamiento tan bestial y aún así, hemos notado de sobra lo que significan las políticas de austeridad impuestas por nuestro vecino del norte Alemania, a quien en 1953 se le condonó el 62% de otra deuda impagable por parte de los países de Europa entre los que se encontraban España y Grecia y se condicionó la devolución del resto de la deuda a su crecimiento. Así fue como se gestó la gran potencia alemana, por la generosidad de quienes ella aplasta hoy sin el más mínimo miramiento. Recordemos que las dos guerras mundiales que el mundo ha conocido, fueron alentadas por Alemania, no por Grecia, ni por España, ni por ningún otro país del sur.

Pero volviendo a la cuestión: sabiendo que el problema no es el dinero, porque hay de sobra, ¿cuál es la razón por la que no se reestructura la deuda griega? Fijaros que ni siquiera estoy diciendo “condonar” como se hizo con Alemania tras la guerra, sino “reestructurar” que es lo que haría cualquiera con un mínimo de sentido común. Varoufakis decía en una entrevista, que algunos socios de la UE, como Francia principalmente e incluso la propia directora del FMI, Lagarde, estaban a favor de la reestructuración de la deuda como única forma de salir de la espiral en la que se encuentra Grecia, sin embargo, la presión de Alemania con Merker a la cabeza, les hacía bajar el tono y ceder en contra de las propuestas del gobierno heleno.

Y decía que no es una cuestión de dinero, porque dinero tiene de sobra El FMI para varias Grecias, el problema y el trasfondo es político y es además estratégico.

No permitir la solución coherente al problema y continuar una presión infame contra Grecia, cerrando el crédito a los bancos para que la población se sienta asfixiada, es inhumano, perverso y perfectamente planificado. La salida del euro sería ruinoso para Grecia, pero la permanencia en él con las condiciones impuestas por Alemania, no lo es menos.

Si se permitiera reestructurar la deuda helena, quedaría muy a las claras el gran fracaso de la política de recortes española, portuguesa, etc. puesto que demostraría el fraude que supone las medidas de austeridad, ya que hay otras salidas. Se fuerza la adopción de medidas contra las que el pueblo heleno se manifestó en las urnas para humillar al gobierno y dejar patente la supremacía (podríamos decir aria sin equivocarnos). El sometimiento griego a las medidas económicas y políticas que impone Alemania, también incluye algo muy peligroso: la privatización de puertos, aeropuertos y enclaves estratégicos. La periodista Nazanín Armanian, en su artículo “La geopolítica de Grecia” dice que: “En Grecia cuenta con cuatro bases militares en las que hasta 2001 guardaban incluso parte de su arsenal atómico. La gran base naval de Creta fue utilizada para bombardear Libia, Estado que junto con Siria han sido los dos únicos fuera de la OTAN. Además de “otanizar” el Mediterráneo Oriental, Washington ha apadrinado una alianza militar-económica entre Israel, Chipre y Grecia, con el fin de explotar el gas del mar, impidiendo que las empresas rusas participen en las labores de exploración. EEUU realiza anualmente las maniobras navales “Noble Dina” con Israel y Grecia, exhibiendo poderío. La del año pasado incluía una simulación del “escenario iraní”.

Nada es por casualidad, la lucha a muerte que han mantenido durante los últimos cinco meses para lograr al fin someter a Grecia, es un aviso a navegantes. Aún no ha habido nadie, excepto una tímida Francia, pero sólo tímida, porque tampoco, que se haya atrevido a poner los puntos sobre las íes a Alemania ni a sacarle los colores al resto de países de su comparsa. Alemania actúa como el matón del colegio. Nada satisface más a un matón que exhibir su poder.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: