A patadas

Pensaba escribir sobre otra cosa pero, ¡qué queréis que os diga! Un video me ha arrancado una fea frase de la boca y no he podido por menos que explayarme con las letras, ya que es imposible hacerlo como me pide el cuerpo: a patadas.

¡Hija de la gran puta! Se me ha escapado al ver a la periodista húngara patear a los refugiados que corrían tratando de evitar ser detenidos por la policía y llevados a un campo de refugiados donde las condiciones de vida y salubridad son de vergüenza y pavor.

Lo siento señoras putas, de verdad que tengo claro que ustedes no son madres de semejante nazi (tampoco le llamo perra porque adoro a los animales y en especial a los amorosos y nobles canes) Comprendan, señoras, que es una frase hecha, de esas que se utilizan para ofender si es posible, pero jamás les atribuiría a ustedes, que se ganan la vida con arduo sacrificio, la maternidad de un espécimen tan repulsivo como Petra László.

Cuándo la vi patear la espinilla de la niña asustada que su padre arrastraba de la mano, solté el primer grito. Se me quedaron los ojos como platos mientras continuaba viéndola patear a diestro y siniestro a todo el que pasaba corriendo cerca de ella, pero cuándo puso la zancadilla al hombre que portaba en brazos a un niño pequeño, cayendo ambos, el padre sobre el hijo, rodando por el suelo, la indignación y la pena que me causó la escena me levantaron del asiento.

Es posible que estas sean las cosas que hacen que la gente reaccione de una puñetera vez pero, ¿de verdad es necesario? ¿Es necesario que nuestro cerebro preste atención ante el impacto, la visión de la crueldad y del terror para que el corazón se abra a una evidencia que no es nueva? ¿Es necesaria la foto de un niño muerto, que me parte el alma y me oprime por dentro hasta dolerme? ¿Es necesario que un ser sin corazón como la nazi del video, maltrate y humille a otros seres humanos que piden su derecho a vivir dignamente y en paz?

¿Tan insensibles somos que es necesario que nos sacudan las conciencias a base de sucesos aberrantes y el sufrimiento de nuestros semejantes? Si esos miles de personas (no les llamo refugiados, sino personas simplemente, porque aún no les han refugiado en ninguna parte) no hubieran tirado por la calle de en medio tras cuatro años de conflicto bélico que nadie ha tenido la menor intención de parar, que para eso se ha inventado el comercio de armas, para ganar pasta, no para que no se venda, si no hubieran tirado por la calle de en medio, decía, hoy por hoy no se plantearía nadie que lo que ha vivido esta gente es una atrocidad que no se puede perpetuar por más tiempo, puesto que nadie ha puesto sobre la mesa un plan que remedie la situación.

Desde África vienen desde hace mucho, patera a patera, a lo mejor tienen que tomar ejemplo de los sirios y venir de golpe, por millones, a ver si los gobiernos de Occidente empiezan a pensar que, el dinero de las armas que venden a los países en conflicto bélico y que tan bien recaudan, bien podríamos exigirles que lo inviertan en reconstruir la vida de las personas a las que se las han destrozado sin comerlo ni beberlo.

Y volviendo a las guerras financiadas, sobre todo, por los principales países exportadores de petróleo, como Arabia Saudí, los Emiratos Árabes o Kuwait, en donde reina de forma ostentosa y absolutista un centenar de familias sobre una población sin derechos y explotan sin miramientos a miles de inmigrantes asiáticos, pues bien, dicen que tenemos petróleo para unos 40 años más y mientras tanto, ese poder que ennegrece el desierto y los corazones de una élite podrida de riqueza tratará de destruir todo aquello que no pueda poseer.

Que empiecen a experimentar con otras fuentes de energía y a ver si el petróleo se acaba pronto y con él llega el ocaso de los regímenes que hoy ponen a sus pies a los gobiernos occidentales, que miran para otro lado mientras no se les metan por las costuras de las fronteras, como ahora, una masa exhausta y harta de ser el felpudo del mundo donde unos se limpian y otros patean.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: