27-S La decisión de un pueblo

Hoy decide la ciudadanía catalana la nueva composición de su gobierno. Es más: deciden si comienzan o no el camino en solitario después de algunos siglos formando parte de los territorios que en su conjunto llamamos “España”.

Reconozcamos que llevamos muchas semanas pasando del tema catalán, imbuidos e imbuidas en asuntos que hemos considerado de mayor trascendencia. No es que es Catalunya, Cataluña o Catalonia (al gusto) no sea importante y la decisión de su independencia o continuidad en España tampoco lo sea, no, no es eso lo que pretendo transmitir. De hecho, me parece muy importante hablar de ello, aunque hayamos dejado de lado, algo expectantes, lo que sucede dentro del territorio catalán y dentro también del sentir y de los corazones de las gentes que lo habitan. Simplemente, no hemos puesto el énfasis de nuestras entradas en esto, porque estoy convencida de que, cada cual, teníamos un motivo distinto y en modo alguno menos importante para aparcar transitoriamente esta cuestión.

Yo ya escribí al respecto cuando se dio la controversia de “referéndum si, referéndum no”. Hoy vuelvo a hacerlo porque, aunque no soy catalana, también tengo opinión.

Recordaba un periodista hoy mismo, que los refugiados sirios atravesaban por miles los territorios de Serbia y de Croacia hacia la Europa central. Dos fronteras que hace tan solo 20 años ni siquiera existían. Y es que Europa y por extensión el resto del mundo, no ha tenido siempre la misma morfología fronteriza que, por otra parte, no es más que una partición artificial de la tierra, más acorde con la conquista a espada y fuego y los intereses económicos de los distintos gobernantes históricamente, que con la distribución natural de paisajes y culturas.

Personalmente estoy más por una República Federal, en donde cada territorio decida soberanamente sobre su vida y la planificación de su presente y de su futuro, pero en cualquier caso, son los catalanes y catalanas quienes deben decidir en estos momentos, sea la opción que sea y su decisión debe ser respetada le pese al bando que le pese. Eso es la democracia, tengo entendido.

Lo que pienso del empeño independentista, es que es una realidad que existe desde hace mucho tiempo en Cataluña, pero dos razones bien distintas:

Por un lado, quienes desean la independencia de una España rancia e inmovilista, para crear una sociedad más libre y más igual lejos del esperpento gubernamental que arrastramos, de un capitalismo sometido a los mandatos alemanes y a los intereses de las grandes potencias más allá de Europa. Una España en la que la corrupción, muy patriótica ella, campa a sus anchas robando a los pobres para engordar las cuentas corrientes de los más ricos.

Por otro lado, quienes desean la independencia para cambiar de manos el mismo esperpento político y económico que en esa vieja España, pero con barretina y butifarra.

Ya lo dijo Artur Mas hace pocas fechas a bombo y platillo en un mensaje lanzado a Rajoy, ofreciéndose, en caso de lograr la independencia de Cataluña, como el mejor y más estrecho colaborador de España y su mejor aliado ante la UE. Más claro, agua.

Es lo que tiene la ideología, que lleva anexo invariablemente un objetivo y en este caso, el objetivo de Mas y de Rajoy es exactamente el mismo o al menos son gemelos idénticos. La política económica de Mas no dista de la que el PP aplica en su gobierno: primero la pasta, después las personas. La diferencia estriba en que Mas y quienes como él piensan, prefieren ser cabeza de ratón antes que cola de león, (refiriéndome al Estado, claro, que no comparo yo a Rajoy con un león ni de lejos. Me parto de risa).

El nacionalismo, por sí mismo, tiene una parte de razón cultural innegable pero, sinceramente, un modelo de Estado independiente, espejo de aquel del que se segrega, no tiene ni pies ni cabeza.

En última instancia, es el pueblo quien legítimamente decide y nadie debería poner palos en esas ruedas. Que sea la ciudadanía catalana la que, hoy, con su voto, construya el camino por el que desea continuar.

Anuncios

Un comentario

  1. Suscribo íntegramente y añado, Rajoy no es un león, es una garrapata (no sé que será peor)

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: