Haciendo porras (tercera parte… y última)

Ayer decía que la preparación de unas inminentes elecciones está en la mente de todos y cada uno de los partidos. Unas nuevas elecciones que según la última encuesta del CIS, volvería a ganar como lista más votada el pepé.

Decía hace unas fechas un twitero, que si los españoles fuésemos dinosaurios votaríamos al meteorito. Pues sí, estoy de acuerdo. No se puede ser más tonto. Una señora, al preguntarle un reportero de televisión por la calle que a quién votaría si se repitieran las elecciones, respondía que ¡a Mariano Rajoy, por supuesto!

¿Por qué? le insistía el reportero.

¡Porque lo ha hecho estupendamente bien! Contestaba la señora y añadía: aunque yo de política no entiendo.

Yo boquiabierta ante el televisor asentí: se nota, se nota.

Los votos obtenidos por el pepé son, por supuesto, tan legítimos como cualquier otros, aunque yo podría entender que un gobierno que haya hecho prosperar a su ciudadanía, que haya mejorado sus condiciones de vida y de futuro, aunque no comparta su ideología, tendría una lógica frente a un resultado exitoso en las urnas, pero, precisamente un gobierno que ha sumido en la desigualdad más flagrante a su pueblo, dejándole a la cabeza de Europa en cuanto a miseria y precariedad se refiere, que ha dejado la caja de la seguridad social tiritando mientras nuestros jóvenes emigran buscando un trabajo en el extranjero (yo tengo a mis dos hijas fuera y bastante que me pica) para labrarse un futuro, como lo hicieron sus abuelos el siglo pasado, cuando ha recortado en sanidad, en educación, en investigación, mientras se llenaban los bolsillos con el dinero de todos y todas; un gobierno corrompido desde la raíz, donde el saqueo forma parte de su modus operandi, su hábitat natural. Otro twitero dijo aquello de que: “El PP es una organización SINÓNIMO de lucro”. ¡Qué acierto, compañero! Un gobierno que es la vergüenza de Europa… pues mire usted, no lo entiendo.

Pero claro, les oyes hablar y acojonan al más pintado, sobre todo a aquella señora y millones como ella por aquello de: ¡O yo, o el caos! Vieja frase y aún tiene su efecto.

Escuchando al vicesecretario de comunicación del pepé, Pablo Casado, a Rafael Hernando, a la Cospe o al mismísimo Rajoy, amenazándonos con el castigo de los mercados, con el corralito griego, con la tercera guerra mundial y con plagas de langostas en caso de que gobernase una coalición de izquierdas en España, se me descompone la barriga.

La estrategia del miedo siempre les ha dado resultado. ¡Los rojos os van a quitar la casa! Decían y van ellos y te desahucian; ¡Los rojos te van a quitar la tierra! Decían y van ellos y te dejan en el paro y sin subsidio; ¡Los rojos queman iglesias, violan monjas…! Ellos en cambio, viven de lujo regalando áticos de 400 metros a algún que otro arzobispo mientras permiten que el clero se haya dedicado a violar niños durante décadas, pero eso sí, con mucho amor.

Las amenazas económicas por parte del pepé y de los barones del psoe y las recomendaciones de los banqueros frente a un posible pacto de izquierdas en el futuro gobierno dejan muy al descubierto la pantomima en la que vivimos. Si un señor como Francisco González, Presidente del BBVA, que cobra 15470€ diarios, sí, sí, no me equivoco, DIARIOS. Si ese señor, decía yo, se permite recomendarnos cuál debe ser el color de la papeleta que debemos meter en la urna y junto con él “los mercados” esa cosa incorpórea que nadie sabe exactamente qué cara tiene y hasta dónde le llegan los tentáculos; si los señores del pepé y su amigo Felipe nos instan a no ser abducidos por los radicales, que vaya usted a saber lo que para ellos es radical en el mal sentido, ¿para que mierdas nos dicen que acudamos a votar, a ejercer ese derecho divino y democrático? ¡coño! que se presenten como candidatos, el BBVA, los mercados, la Merkel y todo el Consejo Europeo en pleno, que voten los alemanes y nosotros pasaremos el domingo de excursión en el monte, que a lo mejor es el sitio en dónde vamos a acabar más de uno y más de una.

Esos señores que tachan de “radicales” a quienes defienden los más elementales derechos humanos, como si la palabra en sí misma ya hubiera que verbalizarla con una ristra de ajos colgada del cuello, nos han abocado radicalmente al culo de Europa durante todos estos años, han elevado nuestra deuda externa al 98% del PIB en tan solo cuatro años, es decir: nos han vendido como lombardas en el mercado, en un mercado mundial al que le debemos hasta los calcetines en este momento.

Recuperación económica le llaman, pero en realidad los únicos que se han recuperado económicamente son los grandes bancos, los únicos que han tenido beneficios escandalosos y aun así, continúan poniendo de patitas en la calle a miles de empleados que pasan directamente al paro y eso que su “recuperación” se aupó con dinero público sacado de las necesidades más elementales de la población. Pues sí, a eso le llaman recuperación económica y si los grandes bancos y las multinacionales ganan pasta es que TODOS estamos en el camino de la prosperidad, porque España somos todos, cómo Hacienda.

Bueno, puntualicemos, de la misma manera que Hacienda no somos todos, sino solo nosotros, España es como ese barco en el que unos remamos y otros toman el sol en cubierta, o lo que es lo mismo: que los bancos españoles sigan teniendo beneficios de escándalo año tras año, no implica en absoluto que los españoles, simples mortales, vayamos a la par económica con ellos ni de coña.

Este mundo hay que reinventarlo y lo digo en serio. Varoufakis ya está en ello, no tengamos miedo de lo nuevo, tengamos miedo sólo de lo que ya sabemos que nos hace daño. El futuro está por descubrir.

Anuncios

5 comentarios

  1. Muy bueno lo tuyo y los tuiteros. Por cierto, acabo de terminar “El Minotauro global”, de Varoufakis, si no lo has leido te lo recomiendo, es como un master para tontos, ya no volverás a tener dudas sobre la banca ni el papel de EEUU, el de Europa es muy triste. A ver si triunfa su DiEM 2025. Un abrazo

    Le gusta a 1 persona

  2. He seguido tu consejo, ya he empezado a leerlo. Gracias.

    Me gusta

  3. Bravo Maruja. Me he leído las tres partes de un tirón y no podría estar más de acuerdo. Ojalá ganes la porra y al corto se le atragante la puerta giratoria que le aguarda. Igual, por ser tan corto, se queda dando vueltas sin encontrar la salida.

    Me gusta

    1. Jaja, no doy un duro por lo que pueda pasar, pero al menos nos tienen muy entretenidos.

      Me gusta

  4. Reblogueó esto en pásaloya.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: