Sábanas

Una pareja de recién casados, se mudó para un barrio muy tranquilo. En la primera mañana en la casa, mientras tomaba café, la mujer reparó a través de la ventana que una vecina colgaba sábanas en el tendedero.

-¡Qué sábanas más sucias está colgando para secar! -Estará utilizando  un jabón nuevo… ¡Si yo tuviera confianza con ella le preguntaría si quiere que yo le enseñe a lavar la ropa!- El marido miró y quedó callado

Algunos días después, nuevamente, durante el desayuno, la vecina colgaba sábanas y la mujer comentó con el marido:

-¡Nuestra vecina continúa colgando las sábanas sucias! ¡Si tuviera confianza con ella le preguntaría si quiere que yo le enseñe a lavar la ropa!- Y así, cada dos o tres días, la mujer repetía su discurso, mientras la vecina tendía su ropal.

Había pasado un mes, la mujer se sorprendió al ver las sábanas siendo tendidas, y entusiasmada fue a decir al marido. -¡Mira,parece que  aprendió a lavar la ropa! ¿Será que la otra vecina le enseñó…? Porque yo no hice nada.-

El marido calmosamente respondió:

-¡No, hoy yo me levanté más temprano y lavé los vidrios de nuestra ventana!

 

Anuncios

4 comentarios

  1. Ver la paja en el ojo ajeno y no la viga en el propio.
    Nunca viene mal un toque de atención, a todos.
    Un abrazo

    Le gusta a 1 persona

  2. Si, un mensaje muy sabio.

    Le gusta a 1 persona

  3. Fantástico

    Me gusta

  4. Mariano · · Responder

    Cuánta verdad Maruja… todo depende del cristal a través del que miramos

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: