Si tuviera más valor, cruzaría unas palabras con él. Podría comentarle que el libro que sujeta entre sus manos es estupendo, o que le falta un puntito de fuerza a la historia, no sé, tal vez… Cada día subo al tren y le veo sentado, casi siempre en el mismo lugar, buceando en esas páginas. […]

Un hombre fue a casa de su vecino, un señor anciano, para pedirle una tacita de sal. Mientras el anciano trasteaba en la cocina para proveer a su vecino, al hombre joven que esperaba en la sala contigua le llamó extraordinariamente la atención un loro que, encerrado en una jaula demasiado pequeña para su tamaño, […]

Quise saber que me susurraban junto a mi almohada mientras dormía. La grabadora me lo dijo. Ahora, despierta, continúan sangrando mis oídos.

Quemó sus fotos para que no siguieran mirándole, menos la que llevaba grabada en su mente, luego, apoyó con firmeza el punzón en el centro de su frente. Fue un golpe certero, y aquellos ojos, aquella mirada insistente desapareció.

Ya está a la venta “La cara oculta del corazón”, un libro de nueve relatos que espero que disfrutéis.

Serbia no tiene mar. Sus fronteras, rodeadas de bosques, lindan con Hungría, Rumanía, Bulgaria, Macedonia, Kosovo, Montenegro, Bosnia y Croacia. Los refugiados, en su mayoría sirios, han comenzado desde hace tiempo, a huir hacia esos bosques húmedos y fríos, buscando lugares donde esconderse de los perros amaestrados y de los soldados que los azuzan para […]

En la historia de la humanidad se han producido cientos, miles de revoluciones. Revoluciones violentas, revoluciones pacíficas; revoluciones económicas, sociales, sexuales, industriales… Revoluciones todas, que han movido los cimientos de los países, de las mentes y de las sociedades. En todas y cada una de esas revoluciones, las mujeres han formado parte, casi siempre en […]

Me volqué en ti como un cántaro rebosante de deseos. Tanto me volqué, que ahora ni cántaro queda.

Tenía tantas cosas que hacer y tan poco tiempo libre, que cuando disponía de un momento de respiro decidía entre aprovecharlo para seguir haciendo o sentarse a descansar. Se sentía tan responsable, que casi siempre continuaba con sus quehaceres pendientes. Al poco, descansó para siempre.

Los hay más papistas que el Papa, más franquistas que Franco y también más carreristas que Carrero. Aún recuerdo, el 21 de diciembre de 1973, un día antes del tradicional sorteo de Navidad. Yo había comenzado hacía pocos meses a trabajar por primera vez en una oficina, tan solo tenía 17 años y no sabía […]